00:00
05:38
Los productores españoles de tomate están preocupados. La competencia de Marruecos es una amenaza real, ya que cada vez es mayor el volumen importado por los países de la Unión Europea. Y mientras la fruta de origen alauita conquista los lineales de los supermercados, los productores patrios se enfrentan a más normas, como la política fitosanitaria o la de envases, que lastran su rendimiento y su comercialización exterior.
En concreto, la importación comunitaria de tomate de Marruecos ha pasado de 365.000 toneladas en 2013, a 557.000 toneladas el año pasado. Un volumen que, si incluimos Reino Unido, se incrementa hasta las 700.000 toneladas. Son datos que Fepex ha difundido en un comunicado, recogidos por EFE. La Federación, además, ha puesto el foco en el mercado británico, que es donde más se aprecia esa pérdida de competitividad: en el mismo periodo, marcado por el Brexit, las exportaciones españolas han caído de 143.000 a 70.000 toneladas.

A pesar del crecimiento por segunda campaña consecutiva de la superficie sembrada de tomate de invierno, las exportaciones españolas, hasta febrero de este año, han continuado a la baja en volumen. El director de la federación hortofrutícola Fepex, José María Pozancos, habla de una "pérdida progresiva de la cuota de mercado" por parte de España. El experto asegura que Marruecos está "desplazando clarísimamente" a España en el mercado de zonas como Europa Occidental.

De todo ello, resalta la "desestacionalización" que se ha producido en los últimos meses en cuanto a la producción y la exportación de tomate marroquí, lo que le otorga "una presencia durante todo el año en el mercado".

En respuesta a esta coyuntura, Pozancos sostiene que las medidas previstas en el acuerdo de asociación para hacer frente a un incremento "descontrolado" de las importaciones de Marruecos no solo "no se están aplicando", sino que "se están beneficiando de las concesiones lanzadas en el marco de la prórroga de asociación".

La bajada en las ventas al exterior también la están notando los exportadores canarios, que en los últimos años han sufrido un descenso en la superficie de plantación, aunque en la última campaña se han recuperado. El portavoz de Fepex de Las Palmas de Gran Canaria, Gustavo Rodríguez, califica la salida del Reino Unido de la Unión Europea como "la gota que ha colmado el vaso".

En un ejemplo gráfico, Rodríguez dibuja a un Marruecos que "adelantó por la derecha" a los países de la UE a la hora de establecer relaciones comerciales con el país británico una vez fuera de la Unión.

Las previsiones de la campaña de verano tampoco invitan al optimismo, ya que muestran una tendencia decreciente en un 5% para el conjunto de los países, consecuencia principalmente de los menores rendimientos.

Junto al crecimiento de las importaciones de tomate de Marruecos en la Unión Europea, los productores coinciden en que la política comunitaria en el ámbito de fitosanitarios y de envases "perjudican a la producción comunitaria".

Por ello, han acordado solicitar que "se retiren las propuestas de Reglamento de uso sostenible de fitosanitarios y la de envases y residuos de envases, presentadas por la Comisión Europea, por su impacto negativo en la sostenibilidad de los cultivos y en la comercialización".

En la misma línea, los exportadores apuntan como solución "solicitar a la Comisión Europea una ayuda extraordinaria de hasta el 10% del valor de la producción comercializada de tomate de las organizaciones de productores".

También piden la aplicación de las concesiones arancelarias del Acuerdo a las producciones del Sahara Occidental, que "se está convirtiendo en la principal zona exportadora de tomate de este país".

La competencia de Marruecos ha dejado cicatrices profundas en los productores españoles de tomate. Mientras luchan por sobrevivir en un entorno cada vez menos favorable, se enfrentan a un panorama pesimista y un futuro sombrío.
Los productores españoles de tomate están preocupados. La competencia de Marruecos es una amenaza real, ya que cada vez es mayor el volumen importado por los países de la Unión Europea. Y mientras la fruta de origen alauita conquista los lineales de los supermercados, los productores patrios se enfrentan a más normas, como la política fitosanitaria o la de envases, que lastran su rendimiento y su comercialización exterior. En concreto, la importación comunitaria de tomate de Marruecos ha pasado de 365.000 toneladas en 2013, a 557.000 toneladas el año pasado. Un volumen que, si incluimos Reino Unido, se incrementa hasta las 700.000 toneladas. Son datos que Fepex ha difundido en un comunicado, recogidos por EFE. La Federación, además, ha puesto el foco en el mercado británico, que es donde más se aprecia esa pérdida de competitividad: en el mismo periodo, marcado por el Brexit, las exportaciones españolas han caído de 143.000 a 70.000 toneladas. A pesar del crecimiento por segunda campaña consecutiva de la superficie sembrada de tomate de invierno, las exportaciones españolas, hasta febrero de este año, han continuado a la baja en volumen. El director de la federación hortofrutícola Fepex, José María Pozancos, habla de una "pérdida progresiva de la cuota de mercado" por parte de España. El experto asegura que Marruecos está "desplazando clarísimamente" a España en el mercado de zonas como Europa Occidental. De todo ello, resalta la "desestacionalización" que se ha producido en los últimos meses en cuanto a la producción y la exportación de tomate marroquí, lo que le otorga "una presencia durante todo el año en el mercado". En respuesta a esta coyuntura, Pozancos sostiene que las medidas previstas en el acuerdo de asociación para hacer frente a un incremento "descontrolado" de las importaciones de Marruecos no solo "no se están aplicando", sino que "se están beneficiando de las concesiones lanzadas en el marco de la prórroga de asociación". La bajada en las ventas al exterior también la están notando los exportadores canarios, que en los últimos años han sufrido un descenso en la superficie de plantación, aunque en la última campaña se han recuperado. El portavoz de Fepex de Las Palmas de Gran Canaria, Gustavo Rodríguez, califica la salida del Reino Unido de la Unión Europea como "la gota que ha colmado el vaso". En un ejemplo gráfico, Rodríguez dibuja a un Marruecos que "adelantó por la derecha" a los países de la UE a la hora de establecer relaciones comerciales con el país británico una vez fuera de la Unión. Las previsiones de la campaña de verano tampoco invitan al optimismo, ya que muestran una tendencia decreciente en un 5% para el conjunto de los países, consecuencia principalmente de los menores rendimientos. Junto al crecimiento de las importaciones de tomate de Marruecos en la Unión Europea, los productores coinciden en que la política comunitaria en el ámbito de fitosanitarios y de envases "perjudican a la producción comunitaria". Por ello, han acordado solicitar que "se retiren las propuestas de Reglamento de uso sostenible de fitosanitarios y la de envases y residuos de envases, presentadas por la Comisión Europea, por su impacto negativo en la sostenibilidad de los cultivos y en la comercialización". En la misma línea, los exportadores apuntan como solución "solicitar a la Comisión Europea una ayuda extraordinaria de hasta el 10% del valor de la producción comercializada de tomate de las organizaciones de productores". También piden la aplicación de las concesiones arancelarias del Acuerdo a las producciones del Sahara Occidental, que "se está convirtiendo en la principal zona exportadora de tomate de este país". La competencia de Marruecos ha dejado cicatrices profundas en los productores españoles de tomate. Mientras luchan por sobrevivir en un entorno cada vez menos favorable, se enfrentan a un panorama pesimista y un futuro sombrío. leggi di più leggi meno

10 mesi fa #brexit, #canarias, #comercio, #cultivo, #cuota, #envases, #españa, #exportaciones, #fepex, #fitosanitarios, #fruta, #inglaterra, #marruecos, #mercado, #normativa, #producción, #rabat, #sáhara, #tomate, #ue