00:00
02:30
«Cuando volvió el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: ¿Por qué nos ha herido hoy Jehová delante de los filisteos? Traigamos a nosotros de Silo el arca del pacto de Jehová, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos.» (‭‭1 Samuel‬ ‭4:3‬)

Durante los últimos días de los jueces en Israel, los filisteos causaban estragos entre el pueblo de Israel. Lo interesante de este versículo es que nos revela la forma de pensar que tenían los ancianos de Israel. Sus palabras señalan varios problemas importantes con sus suposiciones. En primer lugar se preguntan por qué Jehová los ha herido delante de los filisteos. Es preocupante ver como lo expresan: desde su punto de vista, era Dios el culpable de su derrota. Deberían haber sabido que Dios no anda hiriendo a su pueblo por gusto. Lo correcto hubiera sido mirar su comportamiento para identificar lo que habían hecho ellos para alejar al Señor de ellos. En segundo lugar, deciden traer el arca al campamento para que los salvara. Sí, lee otra vez el versículo y verás que en su mente, no era Jehová el que los iba a salvar sino el arca. Encontramos aquí un ejemplo de superstición parecido al de Sansón con Delila. Ellos, igual que Sansón, no tenían ni idea de que Dios los había abandonado. Nos es muy fácil caer en esta misma trampa. Sin darnos cuenta, podemos llegar a atribuir a Dios la culpa que es nuestra y podemos confiar en lo exterior en vez de buscar a Dios de todo corazón. Por eso es importante buscar a Dios todos los días y andar cerca de Él.

Que Dios nos ayude hoy a no caer en estos errores de pensamiento. (David Bell)
«Cuando volvió el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: ¿Por qué nos ha herido hoy Jehová delante de los filisteos? Traigamos a nosotros de Silo el arca del pacto de Jehová, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos.» (‭‭1 Samuel‬ ‭4:3‬) Durante los últimos días de los jueces en Israel, los filisteos causaban estragos entre el pueblo de Israel. Lo interesante de este versículo es que nos revela la forma de pensar que tenían los ancianos de Israel. Sus palabras señalan varios problemas importantes con sus suposiciones. En primer lugar se preguntan por qué Jehová los ha herido delante de los filisteos. Es preocupante ver como lo expresan: desde su punto de vista, era Dios el culpable de su derrota. Deberían haber sabido que Dios no anda hiriendo a su pueblo por gusto. Lo correcto hubiera sido mirar su comportamiento para identificar lo que habían hecho ellos para alejar al Señor de ellos. En segundo lugar, deciden traer el arca al campamento para que los salvara. Sí, lee otra vez el versículo y verás que en su mente, no era Jehová el que los iba a salvar sino el arca. Encontramos aquí un ejemplo de superstición parecido al de Sansón con Delila. Ellos, igual que Sansón, no tenían ni idea de que Dios los había abandonado. Nos es muy fácil caer en esta misma trampa. Sin darnos cuenta, podemos llegar a atribuir a Dios la culpa que es nuestra y podemos confiar en lo exterior en vez de buscar a Dios de todo corazón. Por eso es importante buscar a Dios todos los días y andar cerca de Él. Que Dios nos ayude hoy a no caer en estos errores de pensamiento. (David Bell) leggi di più leggi meno

3 anni fa #1samuel, #bell, #biblia, #david, #devocional, #errores, #superstición