00:00
16:17
Este 10 y 11 de febrero tomó lugar entre las sierras de Córdoba, un evento que nació el mismo año que quien escribe, en una Argentina en crisis, tal como en sus inicios en 2001. El Cosquín Rock ha sabido ser la voz más nacional de la cultura argentina, tanto de los gigantes como los emergentes. Todos se reúnen en las afueras de Córdoba en verano, para celebrar la riqueza y variedad cultural que nos pertenece. En sus comienzos el festival se podía catalogar como un espacio para los fundamentalistas del rock, Cristian Aldana la voz del El Otro Yo, de las primeras bandas en pasar por el festival, exclamó en 2001“la cumbia es una mierda” renegando del avance de la movida tropical en nuestra cultura. Hoy semejante rigidez no encuentra lugar en estos escenarios. Donde Ciro se presenta, muy lejos de Los Piojos y aquellas primeras presentaciones, tan solo un registro más del paso del tiempo. Donde Babasónicos ya no es la rareza que significaba en sus principios, sino más bien un gigante consolidado y respetado. Donde Lali misma se sorprende de estar presentándose. Donde sobre un mismo escenario, encontramos movida tropical un día, raíces reggae y ska al otro. Donde el trap ha sabido acaparar numerosas presentaciones en sus últimos años de apogeo en el mainstream, incluso autoproclamandose el nuevo rock, al menos en esencia. Viajamos a Santa Maria de Punilla para ser parte de esta nueva edición, realizada en el aeródromo de esta ciudad, para compartir el relato en carne propia de esta celebración como retrato de nuestra actualidad cultural. Tuvimos el gusto de compartir perspectivas junto a Winona Riders y Las Pelotas, en busca de presentar una mirada emergente y una consagrada, con la búsqueda de enriquecer nuestro relato desde uno y otro lado de la historia, dimensionando que se trata de la primera edición para algunos y la número 24 para otros. Al final del relato pueden encontrar las entrevistas realizadas. En el camino nos encontramos con una ruta saturada a kilómetros de la entrada al predio, sobre lo que más adelante sabríamos por boca de un taxista, que es un problema común de la zona, el cual está en vista solucionar para el siguiente año con la construcción de una autovía. No olvidemos que Cosquín es además, la sede del Festival Nacional de Folklore, festival que influenció justamente al origen del Cosquín Rock.
Este 10 y 11 de febrero tomó lugar entre las sierras de Córdoba, un evento que nació el mismo año que quien escribe, en una Argentina en crisis, tal como en sus inicios en 2001. El Cosquín Rock ha sabido ser la voz más nacional de la cultura argentina, tanto de los gigantes como los emergentes. Todos se reúnen en las afueras de Córdoba en verano, para celebrar la riqueza y variedad cultural que nos pertenece. En sus comienzos el festival se podía catalogar como un espacio para los fundamentalistas del rock, Cristian Aldana la voz del El Otro Yo, de las primeras bandas en pasar por el festival, exclamó en 2001“la cumbia es una mierda” renegando del avance de la movida tropical en nuestra cultura. Hoy semejante rigidez no encuentra lugar en estos escenarios. Donde Ciro se presenta, muy lejos de Los Piojos y aquellas primeras presentaciones, tan solo un registro más del paso del tiempo. Donde Babasónicos ya no es la rareza que significaba en sus principios, sino más bien un gigante consolidado y respetado. Donde Lali misma se sorprende de estar presentándose. Donde sobre un mismo escenario, encontramos movida tropical un día, raíces reggae y ska al otro. Donde el trap ha sabido acaparar numerosas presentaciones en sus últimos años de apogeo en el mainstream, incluso autoproclamandose el nuevo rock, al menos en esencia. Viajamos a Santa Maria de Punilla para ser parte de esta nueva edición, realizada en el aeródromo de esta ciudad, para compartir el relato en carne propia de esta celebración como retrato de nuestra actualidad cultural. Tuvimos el gusto de compartir perspectivas junto a Winona Riders y Las Pelotas, en busca de presentar una mirada emergente y una consagrada, con la búsqueda de enriquecer nuestro relato desde uno y otro lado de la historia, dimensionando que se trata de la primera edición para algunos y la número 24 para otros. Al final del relato pueden encontrar las entrevistas realizadas. En el camino nos encontramos con una ruta saturada a kilómetros de la entrada al predio, sobre lo que más adelante sabríamos por boca de un taxista, que es un problema común de la zona, el cual está en vista solucionar para el siguiente año con la construcción de una autovía. No olvidemos que Cosquín es además, la sede del Festival Nacional de Folklore, festival que influenció justamente al origen del Cosquín Rock. leggi di più leggi meno

circa un mese fa #argentina, #cosquin, #envivo, #live, #music, #musica, #rock